Excodra Barcelonra

Palabras al lienzo: XII. Picasso

Fuente: Fran Norte | Publicado: 11-02-2018
Ilustración, realismo, casi hiperrealismo, impresionismo, expresionismo, puntillismo, cubismo, figuración en gran medida, cierto surrealismo, collage, Pablo Picasso pintó de todo en todos los estilos y a su manera y como quiso.
Derechos: Mujer con pequeño moño en el pelo, 1904. Picasso.
2 comentarios

Ilustración, realismo, casi hiperrealismo, impresionismo, expresionismo, puntillismo, cubismo, figuración en gran medida, cierto surrealismo, collage, Pablo Picasso pintó de todo en todos los estilos y a su manera y como quiso.

Enorme retratista, escenas, bodegones, arlequines y guitarras, primeros planos, planos medios, lejanías, pinceladas finísimas, gruesas, varias capas, relieve, planitud total, juego de colores, amor por el azul, recogió toda la tradición anterior y la contemporánea y las reinventó, se metió de lleno en cualquier estilo de pintar existente recreándolo como maestro de tal estilo. ¿Al estilo de Lautrec? Pues al estilo de Lautrec. ¿Al estilo del Greco? Pues al estilo del Greco. ¿Realismo? Pues realismo. ¿Expresionismo? Pues expresionismo. ¿De corte oriental? Sea. ¿Impresionismo? A por él. ¿Que ya he tocado todas las melodías? Pues me invento una nueva, cubismo por aquí, cubismo por allá. Pintó de todas las maneras posibles, podía pintar como cualquier pintor, absorbía cada forma de pintar y la hacía suya como quien respira. Se conocía todas las técnicas y tácticas del arte del dibujo, de la maestría de pintar.



Sensualidad. Melancolía. Tristeza. Los ojos. Los ojos que pintaba Picasso son un estilo aparte, un arte suyo, un mundo propio. Su capacidad para dibujar miradas, aún cuando los ojos estén cerrados, es impresionante. Sus miradas reflejan cristalinamente las emociones, las convierte en el centro gravitacional del dibujo, en el eje por el que orbita toda la composición y las hace trampolín hacia los sentimientos.


Después de pintar de todas las maneras posibles geometrizó su arte, lo hizo arquitectónico, le dio geometría a los cuerpos, la sacó a la luz, descomponiéndolos en las partes elementales que creaban la figura. Triángulos, círculos, cilindros, rectángulos, formas angulosas, arcos. Luego con el cubismo abrió un nuevo universo que explorar y lo hizo hasta la extenuación. El cubismo, algo tan loco y tan genial como pintar lo que queda oculto en la perspectiva tomada, pintar lo de al lado, lo de detrás, lo que no se ve, haciéndolo visible, desplegar las tres dimensiones como quien estira un arrugado papel hecho una bola para ofrecerle a la mirada lo que no se podía ver hermanando perspectivas. Y partiendo de esa base, ya sólo tuvo que dejarse llevar por la imaginación, una caja había sido abierta y dentro había infinitas posibilidades, más realista, menos realista, más abstracto, menos abstracto, más recto, más curvo, todo un reino de fantasía pictórica, mostrar lo oculto y deformar lo visto, simplificar la realidad y hacerla propia, convertir la vida en plastilina y darle forma a placer sin perder el rumbo, manteniendo el ritmo interno, el equilibrio, los pesos, siendo capaz de trasmitir emociones a pesar de llegar a cotas de abstracción bien elevadas, seguía habiendo oxígeno en sus creaciones, aire y brújula, el Norte, el sentido, a pesar de crear un imaginario en el que se podía perder uno en las relaciones, siempre estaba ahí.



El significado de sus pinturas no se evapora en su complejidad, tiene cuerpo, densidad, carácter, emoción reconocible. Desde lo complejo seguían emanando las emociones. Descomponer los cuerpos para componer sentimientos.


Siempre sientes algo intenso cuando miras un cuadro de Picasso, nunca perdió el poder sensible de nuestro interior, hay una melancolía que nos envuelve cuando observamos sus pinturas. A veces humor, a veces tristeza, a veces sensualidad, siempre te atrapa un sentimiento muy primario, punzante, que se instala en nuestra mirada y nos agarra fuerte. En cierto modo llegaba a mostrar la complejidad con que se estructuran las emociones, las pasiones, una complejidad que hacía nacer de sus formas deformadas, de lo diverso hacía crecer el bofetón del sentimiento.

Pasó por muchas etapas pero siempre fue Picasso. Se dejó bañar por las inquietudes que atravesaba en su vida y las fue recreando en sus lienzos. La Historia del Arte las ha ido encuadrando, a estas etapas, como etapa impresionista, etapa azul, rosa, precubista, cubista, clásica, de collage, y en ellas se pueden enmarcan gran cantidad de sus creaciones. Su recorrido por el mundo de la pintura es extensísimo, el efecto de mirar sus obras de arte con diferentes estilos es algo increíble, tan variadas en estilo, pero manteniendo el mismo carácter, la misma personalidad pictórica. Se pueden mirar de corrido su Guernica, Las señoritas de la calle Aviñón, El viejo pescador, El retrato de Casagemas, El Moulin de la Galette, Mujer con niño enfermo, Pierreuse con la mano en el hombro, Viejo con guitarra, La bebedora de absenta, Nana, Caballo acuchillado, Familia de acróbatas, Guitarra sobre una mesa de corte cubista y el Retrato de Ambroise Vollard y observar en ellos como a diferentes pintores que los hubieran creado y sin embargo al mismo Picasso en todos ellos. El conjunto de su imaginación, el global de su talento, abarcó todos los talentos. Era Picasso.

Nació en Málaga en 1881 y murió en Mougins en 1973. Vivió tanto en Málaga como en La Coruña, en Barcelona, en París y en Mougins en el sur de Francia, y allí por donde fue lo absorbió todo, su ambiente y su cultura, se empapó de los impresionistas parisinos, de Lautrec y de Cézanne, del surrealismo, todo se lo adhería y todo lo mutaba bajo su óptica personalísima de interpretar el arte. De su amistad con Georges Braque nació el cubismo, a cuatro manos, las suyas, y establecieron un nuevo cauce por el que la pintura podía navegar e innovar, un verdadero ingenio que fue extendiéndose y retroalimentándose entre ambos.



Tendría que tener una mente maravillosamente inquieta y sobre todo una habilidad excepcional para saltar de un estilo a otro, siempre con una sensibilidad honda que hace al observador mantenerse inquieto como ante un sentimiento, contemplándolo, admirándolo.


Desde este lado queremos destacar los cuadros que compuso en su etapa azul, hay en ellos un Picasso que conecta muy bien con nuestra manera de sentir la pintura, en sus cuadros de este periodo reflejaría la desgracia, la ruina personal, la pobreza, el sollozo, la tristeza, la pena profunda, no sólo es el sentimiento de melancolía que conseguía transmitir con el uso de tonalidades azules, ese ambiente en penumbra, sino también la languidez de los cuerpos, el lacio estiramiento de los miembros contorsionados por los sufrimientos, las miradas de angustia, la marcada rudeza de las facciones, con pieles labradas por el tiempo con dolores como campos de maltrato y soledad, desnutrimiento y delgadez, seres harapientos, sedientos de vida, fatigados, el replegamiento sobre uno mismo para soportar las horas, ojos inexpresivos, ausentes, con lamento, insinuando la tragedia diaria de estar vivo, sin duda mostrando el sentimiento trágico de la vida. En su periodo azul Picasso lograría mostrarnos belleza en la tristeza, en el hambre, en la miseria. Conseguía transformar los dolores en paisajes. Valiosísimo don.
 
Pablo Ruiz Picasso exploró, reinterpretó e innovó, hizo suyo lo pasado, lo presente y metió un pie en el futuro con descaro y con talento.


---*---

Comentarios:
 
jessica
Failure there is not to vibrator mic be feared but to learn
16-02-2018 10:02
 
It sounds like you would meet that definition and viagra before pharmacy may be useful for you.
It sounds like you would meet that definition and viagra before pharmacy may be useful for you.
11-04-2018 10:04

Fran Norte

Fran Norte

Fran Norte, nacido en Vilagarcía de Arousa, 1978, es licenciado en Historia por la Universidad de Santiago de Compostela. Actualmente es profesor en la universidad y escribe para varios medios on-line sobre todo artículos de historia de la Grecia Clásica, de la que es especialista. Es autor del libro de relatos Clubs, la cual es su primera publicación en el mundo de la ficción.

4